NOVENA ASAMBLEA DE LA CONFERENCIA DE COMUNIDADES MONÁSTICAS DEL CONO SUR

 
Los días 13 al 15 de septiembre de este año 1983 se reunió en la Abadía de Santa Escolástica en Victoria, Bs. As., la IX Asamblea General de la Conferencia Comunidades Monásticas del Cono Sur. Esta Conferencia que grupa a monasterios benedictinos y trapenses de monjes y de monjas del Uruguay, Chile y la Argentina tiene por finalidad estrechar vínculos de amistad y apoyo fraterno entre dichas comunidades. Precisamente, uno de los frutos de esta colaboración es la revista CUADERNOS MONÁSTICOS.
 
La Asamblea estuvo presidida por el P. Martín de Elizalde, abad de San Benito de lujan y Presidente de la Conferencia, y reunió a los Superiores y Delegados de las comunidades miembros, casi en su totalidad.
 
Cada jornada de trabajo comenzó con la concelebración eucarística en la que participaron todos los asambleístas y la comunidad de Santa Escolástica. El 14 fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, la eucaristía tuvo una significación especial por celebrarse la fiesta patronal de la Congregación benedictina del Cono Sur a la que pertenecen casi todos los monasterios benedictinos miembros de la Conferencia La presidió el P. Eduardo Ghiotto, abad del Niño Dios y Presiden e de la Congregación. Ese mismo día recibimos la visita del Sr. Obispo Coadjutor de San Isidro Mons Jorge Casaretto, a quien habíamos invitado especialmente. Con él rezamos la Hora de Sexta y luego compartimos el almuerzo en un ambiente sumamente cordial Al terminar, el Sr. Obispo nos expresó nuevamente su alegría por este encuentro y nos reiteró su agradecimiento, su simpatía y su amistad.
 
La Asamblea constituyó un encuentro de comunión profunda, sinceramente fraterna y se realizó en un clima de trabajo serio e intenso. Reuniones plenarias y de grupos ocuparon cada mañana y cada tarde y se desarrollaron con dinámica ágil y rendidora Los trabajos se centraron en la reforma de los Estatutos, que necesitaban una adaptación y actualización. A este respecto mencionaremos un nuevo articulo referente a las relaciones de la Conferencia con la Unión Monástica Latinoamericana UMLA, creada con ocasión del Tercer Encuentro Latinoamericano; también lo referente a la posibilidad de crear dentro de la Conferencia regiones integradas por os monasterios de un mismo país o zona geográfica, para facilitar la comunicación entre ellos; asimismo ha quedado establecida una comisión especial para atender a la formación, que tendrá a su cargo la organización de cursos de formación para novicios, de sesiones de reciclaje y de cursillos de formación permanente, así como el intercambio de material de estudio.
 
 
Otro punto al que la Asamblea dedicó especial atención fue todo lo referente a los CUADERNOS MONÁSTICOS. Se constata que la revista goza de cierto prestigio por lo cual se hace más necesario aún empeñarse en mantener su nivel tratando dé mejorar progresivamente su contenido y presentación. Se hizo notar la necesidad de procurar nuevos suscriptores, inquietud que trasmitimos a todos los lectores de esta crónica. Ha sido reelegida la Directora, M. Cándida M. Cymbalista. El Consejo de redacción ha quedado integrado por el P. Bernardo Olivera, el P. Pablo Sáenz, el P. Mauro Matthei, el P. Enrique Contreras, el P. Eduardo Gowland, el Hna. Agustín Costa y la Hna. Paula Debussy. La secretaria está a cargo de la Hna. Isabel Guiroy.
 
Por fin, se procedió a la elección de las autoridades de la Conferencia para el próximo período, resultando reelegidos el P. Abad Martín de Elizalde como presidente, y la M. Priora Cecilia Chemello como Vice-presidenta.
 
Según una costumbre establecida desde las primeras reuniones, como complemento de los trabajos de las asambleas, se procura tener algún curso o conferencia de interés formativo. Esta vez, contamos con la autorizada palabra del licenciado Alberto Fariña Videla, sobre “La psicología al servicio del hombre de hoy”. Todos apreciamos mucho la claridad, la sinceridad y la seguridad de su exposición, que originó un rico intercambio entre los asistentes y el expositor. Quedamos sumamente agradecidos al licenciado Fariña Videla por su valioso aporte y por el largo tiempo que tan generosamente nos dedicó.
 
Para terminar esta breve crónica, en la que hemos tratado de reflejar los días de gracia, fraternidad y servicio que hemos vivido, no podemos dejar de mencionar el almuerzo que compartimos en el jardín del monasterio y que marcó con la sencillez y la alegría características de la hospitalidad monástica, la clausura de esta asamblea.
 
Hna. Paula Debussy, osb 
 

Crónica publicada en Cuadernos Monásticos, n. 68 (1984), pp. 87-88