“Encarnando a quien trata de elevar su mente a la contemplación de Dios”, lectio del capítulo I del “Proslogion” de san Anselmo de Canterbury



“Encarnando a quien trata de elevar su mente a la contemplación de Dios”, lectio del capítulo I del “Proslogion” de san Anselmo de Canterbury

La contemplación cristiana es un camino, un itinerario en etapas en el que no es posible detenerse. La contemplación cristiana comienza con el conocimiento-aceptación paciente de sí mismo. La contemplación cristiana es una contemplación humilde desde abajo.

Para poder acceder a este contenido debe tener una suscripción a la edición Online de Cuadernos Monásticos.

Suscríbase o inicie sesión si ya tiene una suscripción