Denis Jean Huerre

La vida de tan insigne padre espiritual es definida por una palabra clave de la Escritura: feliz. De allí que lo que escribió no pudo sino vivirlo en plenitud. Su referente de vida siempre fue la comunidad monástica. Por ello, llegó a afirmar en el año 2007: “No sé lo que pude dar a esta comunidad, pero sí sé que ella me dio la vida que yo le pedía…. Amo la vida en común, la vida monástica, simplemente la vida, y espero que ella me prepare para la vida eterna”.

Para poder acceder a este contenido debe tener una suscripción a la edición Online de Cuadernos Monásticos.

Suscríbase o inicie sesión si ya tiene una suscripción