El decreto Perfectae caritatis y la vida religiosa hoy. Segunda parte



El decreto Perfectae caritatis y la vida religiosa hoy. Segunda parte

Ya que todos los hombres son llamados a la santidad en el mundo, es importante comenzar el estudio de la santidad allí donde ella se muestra en lo más esencial: la que brota del bautismo y de la confirmación; aquella, como decía Madeleine Delbrel, de la gente común.

Para poder acceder a este contenido debe tener una suscripción a la edición Online de Cuadernos Monásticos.

Suscríbase o inicie sesión si ya tiene una suscripción