Inicio » Content » INTRODUCCIÓN A LA LECTURA DE LOS TEXTOS DEL MONACATO CRISTIANO PRIMITIVO (siglos IV-VI) [4]

Sobre la virginidad consagrada por el Reino de los cielos

CARTA PRIMERA DE SAN CLEMENTE A LAS VÍRGENES

Vicios opuestos a la castidad

VIII. No porque uno lleve simplemente nombre de santo, ya es santo, sino que debe serlo absolutamente en cuerpo y espíritu (1 Co 7,34); y los que son de verdad continentes y vírgenes, se gozan en todo tiempo de hacerse semejantes a Dios y a su Cristo, y les imitan.

2. Es decir, en los tales no se da la prudencia de la carne (Rm 8,5-6); en aquellos que son verdaderamente fieles y en quienes habita el Espíritu de Cristo (Rm 8,9), no puede darse la prudencia de la carne, que es la lujuria, la impureza, la disolución, la idolatría, la encantación, la enemistad, las querellas, los celos, la ira, los pleitos, las murmuraciones, las disensiones, la envidia, las muertes, la embriaguez, las orgías (Ga 5,20 s.); la bufonería, los propósitos insensatos (Ef 5,4), la risa, la calumnia, las burlas, las chismorrerías, la aspereza, la cólera, la gritería, la injuria, la blasfemia, las mentiras, la malignidad, la invención de crímenes (Rm 1,30); el embuste, la charlatanería, los discursos pérfidos, la chocarrería, las amenazas, la vulgaridad, las querellas violentas, la persecución, la pereza; 3. la arrogancia, la jactancia de linaje, hermosura, propiedades, opulencia y poder, elocuencia, el litigio, el odio, la irascibilidad, el resentimiento, la perfidia, la venganza, la gula, la avaricia, que es una idolatría (Col 3,5); la codicia, que es raíz de todos los males (1 Tm 6,10); la coquetería, la gloria vana, la ambición, la insolencia, la falta de pudor, las fanfarronadas que son una peste, el orgullo, al que Dios resiste (Jc 4,6; 1 P 5,5).

4. Quienquiera tiene estos vicios y semejantes es hombre carnal (1 Co 3,3; Jn 3,6) e hijo del adversario, “porque lo que de la carne nace, carne es” (Jn 3,6); “y el que es de la tierra, de la tierra habla” (Jn 3,31) y en la tierra piensa. Ahora bien, “el deseo de la carne es enemistad con Dios, puesto que no se somete a la ley de Dios, ni puede hacerlo” (Rm 8,7), por estar en la carne, en la que no habita el bien (Rm 7,18), porque el Espíritu de Dios no habita en una persona así (Rm 8,9).

5. Por eso con razón dice la Escritura contra una generación tal: “No habitará mi espíritu en los hombres para siempre puesto que son carne” (Gn 6,3). “Así, pues, todo aquel en quien no está el Espíritu de Cristo, no es suyo” (Rm 8,9); como está escrito: “Apartóse el Espíritu de Dios de Saúl y le atormentó un espíritu malo, que fue enviado por Dios sobre él” (1 S 16,14).

La belleza de la vida consagrada

IX. Todo aquel en quien mora el Espíritu de Dios se somete a la voluntad del Espíritu de Dios (Ga 5,25); y porque siente con el Espíritu de Dios, mortifica las obras de la carne (Rm 8,13) y vive para Dios (cf. Rm 6,10), sometiendo su carne y reduciendo a servidumbre su cuerpo, para que predicando a los otros” (1 Co 9,27), sea un hermoso ejemplo y una imagen para los fieles, y se ocupe en obras dignas del Espíritu Santo, y no sea declarado réprobo (1 Co 9,27), sino aprobado delante de Dios y de los hombres.

2. Porque en el hombre de Dios, sobre todo entre el continente y la virgen, no hay pensamiento carnal, sino que todos son frutos salutíferos del Espíritu (Ga 5,22), en los que mora Dios y entre los que camina. Son verdaderamente ciudad de Dios, y habitaciones y templos en que mora, habita y pasea Dios (2 Co 6,16) como en la santa ciudad celestial.

3. Por eso aparecen ante el mundo como luminarias, porque escuchan la palabra de la vida (Flp 2,15-16); y así son realmente alabanza y gloria, corona de alegría y gozo de los buenos siervos en nuestro Señor Jesucristo. 4. Porque todos los que les vieren, reconocerán que ustedes son una raza a la que bendijo el Señor (Is 61,9), que son verdaderamente una raza ilustre, un sacerdocio real, una nación santa, un pueblo que Dios se ha adquirido (1 P 2,9), herederos de las divinas promesas, que ni se corrompen ni se marchitan (1 P 1,4), de las que está escrito: “Lo que ojo no vio ni oído oyó, ni a corazón de hombre subió, lo que Dios preparó para los que le aman” (1 Co 2,9) y guardan sus mandamientos.

Abusos que dieron origen a la carta

X. Estamos persuadidos, hermanos, respecto a ustedes, que se preocupan por aquellas cosas que se requieren para su vida. Pero si hablamos así de las cosas que hablamos, es por los malos rumores que circulan ahora acerca de ciertos hombres sin pudor, que, bajo capa de piedad (2 Tm 3,5), habitan con las vírgenes y se exponen así al peligro, o viajan solos con ellas por caminos desiertos; caminos llenos de peligros, de obstáculos, de trampas y fosas. Tal modo de vida es indecoroso en cristianos y hombres religiosos.

2. Otros, comen y beben en los banquetes con las vírgenes y mujeres consagradas a Dios, entre lasciva licencia y entre mucha torpeza; cosa que no debe hacerse entre creyentes, y menos entre aquellos que eligieron para sí el estado virginal.

3. Otros se reúnen para pláticas vanas y necias, para reír y murmurar los unos de los otros, y se lanzan palabras unos contra otros, y son perezosos. “Con ellos no les permitimos ni tomar la comida” (1 Co 5,11).

4. Otros andan dando vueltas por las casas de los continentes y las vírgenes, con pretexto de visitarlos, o de leer las Escrituras, o de exorcizarlos, o enseñarles. Estando, como están, ociosos y sin hacer nada, preguntan lo que no debe preguntarse, y con blandas palabras hacen negocio con el nombre de Cristo.

5. A los tales, manda evitar el divino Apóstol por la muchedumbre de sus crímenes, como está escrito: “Las espinas germinan en las manos de los ociosos” (Pr 26,9). Y: “Los caminos de los ociosos están llenos de espinas” (Pr 15,19).

Peligros de los maestros dudosos

XI. Porque todo el que es ocioso no trabaja ni sirve para nada. Así son todos aquellos que no se dedican a trabajo alguno, que por todo tienen curiosidad (2 Ts 3,11), y van a la caza de palabras, y esto lo tienen por virtud y obra bien hecha.

2. Las obras de estos hombres son semejantes a aquellas viudas ociosas e indiscretas, que andan dando vueltas y vagando por las casas (1 Tm 5,13) con su charlatanería, a caza de pláticas ociosas, que llevan de casa en casa con mucha exageración y sin temor de Dios. Y sobre todo esto: con pretexto de enseñar, son diligentes para propalar discursos incoherentes.

3. ¡Ojalá enseñaran doctrinas verdaderas! Bienaventurados entonces ellos. Pero lo triste que en ello hay es que no entienden lo que dicen ni lo que afirman (1 Tm 1,7).

4. Es decir, que quieren ser maestros y mostrarse hombres elocuentes, negociando iniquidad en el nombre de Cristo. Esto sucede a muchos; pero es indecoroso que lo hagan los siervos de Dios. Ni atienden a lo que dice la Escritura: “No sean muchos entre ustedes los maestros, hermanos” (St 3,1), ni sean todos profetas. “El que no peca con sus palabras, es un hombre perfecto, pues puede domar y someter todo su cuerpo” (St 3,2).

5. “Si alguno habla, hable las palabras de Dios” (1 P 4,11). Y: “Si hay en ti inteligencia, responde a tu hermano; en otro caso, pon tu mano sobre la boca” (Si 5,14). Unas veces hay que callar, otras que hablar (Qo 3,7); Es bueno hablar en tiempo oportuno (Pr 25,11).

6. Dice la Escritura: “La palabra de ustedes siempre esté condimentada con sal” (Col 4,6). Porque todo discurso es trabajoso; y el que aumenta su ciencia acrecienta su dolor (Qo 1,18). Pues el que se precipita a hablar caerá en la desgracia (Pr 13,3; 17,20), porque por la indisciplina de la lengua vienen las cóleras; pero el justo guarda su lengua puesto que ama su propia vida.

7. Los aduladores seducen el corazón de los sencillos (Rm 16,19) y con sus felicitaciones los extravían.

8. Temamos, pues, el juicio que amenaza a los maestros. En efecto, grave juicio han de sufrir (St 3,1) aquellos maestros que enseñan y no hacen (Mt 23,3; 1 Tm 6,20), enseñando una ciencia falsa, exaltándose a sí mismos, gloriándose por su inteligencia carnal (Col 2,18). Estos son ciegos, guías de ciegos, y ambos caen en la fosa (Mt 15,14). Porque el hombre se conoce por el resultado de su palabra (Si 27,5).

9. Pero se condenarán, porque con su charlatanería y vana doctrina enseñan sabiduría animal (St 3,15), y una vana mentira (Col 2,8. 4), con palabras persuasivas de sabiduría humana (1 Co 2,4), obrando en esto según la voluntad del príncipe del poder del aire y del espíritu que actúa sobre los hijos de la incredulidad (Ef 2,2); según la enseñanza de este siglo y no según la doctrina de Cristo” (Col 2,8).

10. Sin embargo, si recibiste un carisma espiritual, una palabra de sabiduría o de ciencia (1 Co 12,4. 8. 28), o de enseñanza, o de profecía, o de ministerio, bendito sea Dios (2 Co 1,3; Ef 1,3; 1 P 1,3), que es soberanamente rico, Dios que a todos los hombres da sin reproche (St 1,5). Así pues, con aquel carisma que recibiste del Señor, sirve a los hermanos espirituales, a los profetas, a los que saben que tus palabras vienen de Dios (1 Co 14,37); habla conforme al carisma que recibiste en la asamblea de la Iglesia, para la edificación (1 Co 14,31) de tus hermanos en Cristo, con toda humildad y suavidad, habla de lo que es bueno y útil para los hombres.

Visitas y exorcismos

XII. Cosa hermosa y útil es también visitar a los huérfanos y a las viudas en su tribulación (St 1,27), ante todo a los pobres que tienen muchos hijos, y señaladamente a los hermanos en la fe (Ga 6,10). Estas obras son, sin controversia, el oficio de los siervos de Dios; cumplirlas es para ellos cosa buena y honorable.

2. Cierto, también conviene a los hermanos en Cristo, y es cosa para ellos bella y útil, visitar a los que están atormentados por espíritus malos, y pronunciar sobre ellos una oración agradable a Dios, con fe, pero no palabras espléndidas o con exorcismos rebuscados, ostentosos, a fin de aparecer ante los hombres como elocuentes y de buena memoria.

3. Los tales son semejantes a una flauta que suena o a un tambor que resuena (cf. 1 Co 13,1), ellos hacen resonar, dirigidas a las energúmenos, charlatanerías y palabras vanas. Pronuncian palabras terroríficas, con las que espantan a los hombres, pero no obran allí con verdadera fe (cf. 2 Ts 2,13), según la doctrina del Señor, que dijo: “Esta clase de demonios sólo se expulsa con una oración continua y con la fe acompañada por el ayuno” (cf. Mc 9,29).

4. Así pues, oren santamente y pidan a Dios con fervor y con toda sobriedad y castidad, sin odio y sin malicia. De este modo hemos de visitar al enfermo con sobriedad, de la manera que conviene hacerlo: sin engaño, sin amor al dinero, sin alboroto, sin charlatanería, sin obrar de manera ajena a la piedad y sin soberbia, sino en el espíritu sencillo y humilde de Cristo (cf. Mt 11,29).

5. Exorcícenlos con ayuno y oración (cf. Mc 9,29; Mt 17,21), pero no con palabras elegantes y sabiamente compuestas y ordenadas, sino como hombres que recibieron de Dios el carisma de sanar (1 Co 12,28. 30): “Gratis lo han recibido, denlo gratuitamente” (Mt 10,8), confiadamente, para alabanza de Dios. Con sus ayunos y oraciones y continuas vigilias y con sus demás buenas obras, mortifiquen las obras de la carne (Rm 8,13), por la fuerza del Espíritu Santo. Quien de esta manera obra, es templo del Espíritu Santo de Dios (1 Co 6,19; 3,16); que éste arroje a los demonios, y el Señor le ayudará. Porque cosa hermosa es ayudar a los enfermos. El Señor lo dejó mandado: “Expulsen a los demonios”, y ordenó hacer otras muchas curaciones; y dijo: “Gratis lo han recibido, denlo gratuitamente” (Mt 10,8).

6. Gran galardón está reservado de parte de Dios a los que así obran, a los que sirven a sus hermanos por medio de los carismas que les fueron dados por el Señor. Esto, en efecto, es bello y provechoso para los siervos de Dios, porque obran conforme a los preceptos del Señor, que dijo: “Estaba enfermo y me visitaron” (Mt 25,36), y lo que sigue.

7. También es cosa bella, justa y recta que por amor de Dios visitemos al prójimo con toda humanidad y honestidad, como dijo el Apóstol: “¿Quién está enfermo que no enferme yo también? ¿Quién se escandaliza y no tropiezo yo también?” (2 Co 11,29). Todo lo cual está dicho del amor con que hemos de amarnos los unos a los otros.

8. Y en este punto, evitemos el escándalo, y no hagamos cosa alguna por acepción de personas (cf. St 2,1; Rm 2,11), o para avergonzar a otro, sino amemos a los pobres como a siervos de Dios, y a ellos visitemos antes que a nadie. Porque, a la verdad, es cosa hermosa delante de Dios y de los hombres que nos acordemos de los pobres y amemos a los hermanos y peregrinos por Dios y por aquellos que creen en Dios (cf. Ga 6,10), conforme aprendimos por la Ley y los profetas de nuestro Señor Jesucristo, acerca del amor para con los hermanos (cf. 1 Ts 4,9) y peregrinos. Así estos deberes serán dulces y agradables para ustedes, puesto que todos ustedes han aprendido del mismo Dios a amarse los unos a los otros (1 Ts 4,9). Conocen, en efecto, las palabras que fueron dichas sobre el amor para con los hermanos y peregrinos (cf. Hb 13,1-2). Pues con autoridad han sido dichas esas palabras para todos aquellos que cumplen con sus deberes (cf. Mt 25,25-41).

El verdadero obrero de Cristo

XIII, ¡Oh hermanos nuestros amados! También es para ustedes cosa manifiesta y conocida que hay que edificar y confirmar a los hermanos en la fe de un solo Dios.

2. Juntamente, cosa bella es también que nadie envidie a su prójimo.

3. Y otra vez cosa bella y noble es que cuantos realizan la obra de Dios (cf. 1 Co 16,10), en temor de Dios hagan la obra del Señor (cf. 1 Co 15,58); así es menester que se porten.

4. Pero a causa de que “la cosecha es mucha y los obreros pocos” (Mt 9,37), es cosa manifiesta que en nuestro tiempo hay hambre por escuchar la palabra del Señor (Am 8,11). Así pues, roguemos al dueño de la mies que mande obreros a su mies (Mt 9,38), obreros tales que proclamen rectamente la palabra de la verdad, obreros que no tengan de qué avergonzarse (2 Tm 2,15), obreros irreprochables, obreros fieles, que sean luz del mundo, obreros que trabajen no por la comida presente, que ha de perecer, sino por aquella que ha de durar para la vida eterna (Jn 6,27); obreros que, como los apóstoles, imiten al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, que trabajan por la salvación de los hombres.

5. Pero no obreros que sean mercenarios (cf. Jn 10,12 s.), o piadosos en vistas de un salario (1 Tm 6,5), no obreros que sirvan a su vientre; no obreros que con suaves y blandas palabras engañen los corazones de los sencillos (Rm 16,18); no obreros que simulan ser hijos de la luz, cuando en realidad no son luz, sino tinieblas (cf. Ef 5,8 s.), cuyo fin es la ruina (Flp 3,9); no obreros que obren la iniquidad, la maldad y el fraude; no obreros pérfidos (2 Co 11,13); no obreros ebrios (1 Tm 3,3; Tt 1,7) e infieles (cf. Mt 24,45-50); no obreros que tienen a Cristo por negocio y ganancia (1 P 5,2; Tt 1,11), ni embusteros ni amantes del dinero ni pleiteadores (1 Tm 3,3; Tt 1,7).

6. Miremos, pues, e imitemos a los obreros fieles que se portaron bien en el Señor. Ejerzamos nuestro ministerio y seamos agradables a Dios de un modo acorde a nuestro llamamiento y profesión; sirvamos a Dios y agradémosle en la santidad y la justicia (Lc 1,74 s.), con una vida inmaculada, dedicándonos a las obras buenas y rectas delante de Dios y también delante de los hombres (Rm 12,17). En efecto, cosa hermosa es que en todas las cosas Dios sea glorificado entre nosotros (1 P 4,16). Amén.