Inicio » Content » INTRODUCCIÓN A LA LECTURA DE LOS TEXTOS DEL MONACATO CRISTIANO PRIMITIVO (siglos IV-VI) [76]

6.3. Los Padres del Jura[1]

Con el nombre de Padres del Jura es conocido un movimiento monástico que se desarrolló en el territorio del Jura, ahora distribuido entre Francia y Suiza, a partir del siglo V. Comenzó con la llegada de san Román, después de haberse formado en el monasterio de Ainay (en la ciudad de Lyon) donde recibió influencias de los primeros monjes de Lérins. Román se estableció en la zona poco poblada de Condat, donde ahora está la ciudad de Saint-Claude (Jura). En este lugar se le unió su hermano Lupicino y más adelante otros discípulos formando así el monasterio de Condat, que luego sería conocido como Saint-Oyend y después Saint-Claude. Inicialmente se trataba de una colonia de eremitas, integrada por eremitorios independientes, sin formar estrictamente un cenobio donde se viviera en comunidad. Hacia el año 445, ya estaba establecida esta fundación.

En 463, a la muerte de Román, lo sucedió su hermano Lupicino y más adelante san Eugendo (Oyend), personaje nacido hacia el 450 y formado junto a Román y Lupicino que se convirtió en el tercer abad de la casa. Después de sufrir un incendio, Eugendo impulsó su renovación levantando un monasterio ya de tipo cenobítico, organizado con las dependencias habituales. Estos tres personajes son los creadores de ese movimiento monástico, que tuvo difusión en el territorio con la fundación de otros monasterios como el de Lauconne (después Saint-Lupicin, Jura) el de Romainmôtier (Vaud, Suiza) o el de La Baume (después Saint-Romain-de-Roche, Jura) a cuyo frente se puso Yola, hermana de Román y Lupicino. Además de estos monasterios levantados en el entorno inmediato de Condat y prácticamente en la misma época se fueron desarrollando otros, como los de Saint-Hymetière (Jura) Le Lieu-Poncet (Vaud, Suiza) La Mouille (Jura) Val-Saint-Jean (después abadía de Acey, Jura) Mesnay (Jura) o los prioratos de Mièges (Jura) de Viry (Jura) y de Moirans (Jura). También tuvo influencia en el monasterio de Saint-Maurice de Agaune (Valais, Suiza) una fundación promovida por Segismundo de Borgoña.

En el año 515 Condat participó, junto a otros monasterios, en la fundación de Saint-Maurice de Agaune (Valais, Suiza) promovida por Segismundo de Borgoña con el envío de "cien monjes" de su comunidad. En la primera mitad del siglo VI también fundó los monasterios de Grandvaux y Bonlieu (Jura), esta última casa se convertiría más adelante en una cartuja. El conjunto de los establecimientos monásticos levantados desde Condat seguían las mismas costumbres o regla, formando una especie de congregación.

El monasterio de Condat inicialmente tuvo una regla propia, seguramente no escrita. San Román estaba influenciado por las prácticas de Lérins y conocía los textos de Juan Casiano, conocimiento que seguramente fue adaptando según sus propias experiencias. Esta regla estaría muy relacionada con la de Tarnate, que se practicaba a principios del siglo VI en la cercana abadía de Saint-Maurice de Agaune. Seguramente las costumbres de los Padres del Jura eran conocidas por san Benito de Nursia. Con el paso del tiempo y la expansión benedictina en la antigua Galia los monasterios seguidores de las costumbres de los Padres del Jura, que formarían un tipo de congregación, se integró dentro del “benedictinismo” adoptando de manera natural la Regla de San Benito. Algunos desaparecieron por motivos bélicos y otros se recuperaron con la llegada de nuevas fundaciones ya desconectadas de su pasado (cistercienses, cartujos...).

La narración histórica de los primeros tiempos del monasterio y especialmente las actividades de los tres primeros abades, la Vita Patrum Jurensium (Vida de los Padres del Jura), fue escrita por un autor desconocido del primer cuarto del siglo VI, seguramente monje del monasterio que habría conocido los hechos de primera mano o a través de testimonios directos.

Durante el siglo VI comenzó a desarrollarse una población en torno al monasterio y a principios del siglo VII se levantaba la iglesia de Saint-Étienne con funciones de parroquia. La nómina de santos abades sigue después de Eugendo, uno de los que dejó más huella fue san Claudio (607-699), ingresado en el monasterio, el año 639 fue abad. Durante su mandato enriqueció la iglesia del monasterio y obtuvo de Clodoveo II la confirmación de sus bienes.

 

San Román

Román nació a finales del siglo IV en la región de Bugey (departamento de Ain) era hermano de san Lupicino. De familia acomodada fue educado en la escuela del monasterio de Ainay (en la ciudad de Lyon) bajo la dirección de su abad, san Sabino y donde ingresó como monje hasta que, a la edad de 35 años, aproximadamente, dejó el monasterio para retirarse como solitario y finalmente se estableció en la zona poco poblada de Condalisco (Condat) donde ahora está la ciudad de Saint-Claude (Jura). En este lugar se le unió su hermano Lupicino y más adelante otros discípulos formando el monasterio de Condalisco, por otra parte su hermana Yola se puso al frente del monasterio femenino de La Baume (Saint-Roman-de-Roche). En el año 444 el obispo san Hilario de Arlés (401-449) lo ordenó sacerdote. A partir de este primer establecimiento fueron surgiendo otros, llegando a formar una congregación. Román, uno de los llamados padres del Jura, murió el 463 y fue enterrado en Saint-Roman-de-Roche.

 

San Lupicino

Después de la muerte de su esposa, Lupicino se retiró junto a su hermano san Román, que vivía en soledad. Juntos fundaron dos monasterios: Condat, llamado más tarde Saint-Oyend, y luego Saint-Claude; y Lauconne, llamado más tarde San Lupicino. Los dos hermanos dirigieron al mismo tiempo la comunidad, pero Lupicino, más austero, se mostró más rígido que Román en el mantenimiento de la disciplina y la observancia de las reglas, y más severo en el reclutamiento de monjes. Lupicino llevó una vida muy estricta, especialmente en cuanto a la comida y el vestir, que redujo al mínimo indispensable. A la muerte de su hermano se puso al frente de los monasterios que habían fundado. Lupicino murió el 480 y fue enterrado en Lauconne.

 

San Eugendo

Nacido hacia el 450, a la edad de seis años fue llevado al monasterio de Condat y educado junto a san Román y san Lupicino. Permaneció en el monasterio hasta su muerte. Al ser designado abad del monasterio, trabajó en su renovación tanto en cuanto a sus construcciones como en el estricto cumplimiento de las costumbres. El antiguo establecimiento era una laura formada por eremitorios separados, seguramente cabañas de madera, pero a causa de un incendio quedó destruido, y Eugendo se encargó de su reconstrucción y renovación, pasando a un sistema de organización cenobítica. Eugendo fue también conocido por sus milagros. Murió el año 510 y el lugar de su sepultura continuó produciendo hechos sobrenaturales, por ello se levantó una iglesia en aquel lugar, dedicada al santo; y pronto el propio monasterio tomaría su advocación: Saint-Oyend.