LAS CITAS MARGINALES DEL LIBRO IV DEL HERALDO (1)

Santa Gertrudis la Grande, Heinrich Oidtmann, 1920, vitral del pasillo de la Iglesia de San Andrés, Mechernich-Glehn, Alemania.

 

Jean-Marie Clément, osb

Bernardo Vregille, sj[1]

En su introducción al Tomo II (Sources chrétiennes 139) Dom Doyère ha subrayado el interés de las citas marginales[2] que acompañan el texto en los manuscritos. La compañera de santa Gertrudis que ha preparado la edición de la obra, indica en efecto en su Prólogo que ella misma puso estas referencias al margen, para confirmar con su autoridad las palabras de la santa (Pr. 8).

Estas citas, que pertenecen entonces a la obra original, lamentablemente han sido transmitidas en forma dispar. Para el Libro IV aquí presentado, solo los manuscritos B y W las traen, pero en número desigual: sobre un total de 48 citas, 15 son comunes a B y W; 32 propias de B; 1 propia de W. Su lectura es frecuentemente difícil en B, donde se mezclan con las nota bene[3] y las adiciones (o correcciones) marginales.

Dom Doyère, que se proponía estudiar al final de su trabajo el conjunto de las citas marginales agregadas al Heraldo, no ha publicado muchas en lo concerniente a los Libros I-III. Se ha contentado con dar interesantes ejemplos (cf. loc. cit. pp. 85-90)[4]. Nosotros creemos que es bueno dar aquí todas las citas que figuran en los manuscritos del Libro IV. Ellas permitirían constatar que la editora, como ella misma dice, ha escrito frecuentemente de memoria, aun cuando tenía a mano las Confesiones de San Agustín y los Sermones sobre el Cantar de san Bernardo; de ahí las variantes en las citas bíblicas, suministradas sin duda por su uso en la liturgia y en los Padres; de ahí también las atribuciones poco seguras, que hacen erróneas ciertas identificaciones.

La línea indicada en la referencia (capítulos, parágrafo y renglón) no da más que aproximadamente el lugar de la citación Marginal, con relación al texto.

Texto notado

Ms.

Autor indicado

Nota

Traducción

5, 3, 30

B W

Agustinius

In (om. B) cuius sinu non est contradictio.

En cuyo seno no hay contradicción.

22, 22, 25

B

-----

Amans anima trahitur desideriis, dissimulat multa, maiestati oculos claudit, aperit voluptati.

El alma amante es atraída por sus deseos, disimula muchas cosas, cierra los ojos a la majestad, los abre a los deleites (san Bernardo, Super Cantica, sermón 74,4)[5].

22, 3, 10

B

Cant.

Viderunt omnes filiae Ierusalem et beatam dixerunt.

La vieron todas las hijas de Jerusalén y la llamaron dichosa (cf. Ct 6,8).

22, 5, 10

B

-----

Si ex toto diligit, nihil deest ubi es.

Si amas totalmente, nada te faltará donde estés.

25, 3, 15

B W

Ambrosius

Quidquid vis et non potes, Deus factum reputat.

Cualquier cosa que quieres y no puedes hacer, Dios la considera como hecha (san Agustín, Enarr. in Ps. 57,4).

28, 1, 10

B

-----

Omnia nuda et aperta sunt oculis suis.

Todas las cosas están patentes y descubiertas ante sus ojos (Hb 4, 13).

Continuará



[1] Comenzamos a publicar aquí los Apéndices al Tomo IV de la edición crítica de las obras completas de santa Gertrudis: Gertrude D’Helfta, Œuvres Spirituelles IV, L’Héraut [Livre IV] Sources chrétiennes (= SCh) N° 255, Paris, Les Éditions du Cerf, 1978, pp. 486-494. El texto latino y los apéndices doctrinales son el trabajo comenzado por Jean-Marie Clément, monje benedictino de Steenbrugge y concluido por el P. Bernard Vregille, sj. En cada caso haremos las remisiones a la Introducción de Pierre Doyère al tomo II de las obras completas (SCh 139) publicada en este mismo sitio web. Tradujo la Hna. Ana Laura Forastieri, ocso.

[2] Cfr. en este mismo sitio: Pierre Doyére, Difusión de la obra de santa Gertrudis, Las citas marginales: http://surco.org/content/difusion-obra-santa-gertrudis-9 y http://surco.org/content/difusion-obra-santa-gertrudis-10

[3] Nota bene es una locución latina formada con el imperativo de notare (nota) y el adverbio bene (bien) que significa “nótese bien”, “obsérvese” o “póngase atención”. Es frecuente en los libros para llamar la atención sobre algún punto o aclarar lo ya dicho. Aparece normalmente abreviada como: N. B.

[5] El texto completo es: “El alma que ama es arrastrada por sus ansias y llevada por sus deseos. No tiene en cuenta los méritos, cierra los ojos a la majestad y los abre al gozo; los pone en el Salvador y trata familiarmente con Él”.