OCTAVA ASAMBLEA DE LA CONFERENCIA DE COMUNIDADES MONÁSTICAS DEL CONO SUR

 

 

Dentro de la organización del Tercer Encuentro Monástico Latinoamericano (TEMLA), correspondía realizar también la asamblea general de la Conferencia de Comunidades monásticas del Cono Sur, reunión que tuvo lugar el 24 de octubre (de 1978) después de la cena.
 
Según se había informado en su convocatoria, los puntos principales por considerar serían los siguientes: incorporación de nuevas comunidades, revisión de los Estatutos y elección de las nuevas autoridades.
 
Participaron de la reunión los miembros de derecho o sea los Superiores y Delegados de las Comunidades que integran la Conferencia, y que estuvieron todas presentes. Asistieron también un grupo de monjas y de monjes de varios monasterios.
 
Desde la asamblea anterior, en 1974, se han establecido cuatro nuevas Casas, que por el hecho de haber solicitado su admisión a la Conferencia, son miembros de la misma. Estas son: Ntra. Sra. de la Paz (San Agustín - Córdoba) fundación de El Siambón; Monasterio de la Pascua (Canelones - Uruguay) fundación de Niño Dios;
 
Ntra. Sra. de la Fidelidad (El Chorrillo - San Luis) y Ntra. Sra. de la Esperanza (Rafaela) fundaciones de Santa Escolástica.
 
La revisión de los Estatutos se hizo de acuerdo a las distintas propuestas que habían sido enviadas anteriormente a todos los interesados. La preparación y la presentación de las sugerencias estuvieron a cargo de la M. Plácida María Zorrilla, abadesa de Santa María, Madre de la Iglesia, y Vice-presidenta de la Conferencia.
 
Correspondía luego la renovación de las autoridades. La votación dio por resultado la elección del P. Prior Martín de Elizalde, osb. de San Benito de Buenos Aires, como Presidente y de la M. Priora Cecilia Chemello, ocso, de la Madre de Cristo, de Hinojo, como Vice-Presidenta.
 
Respecto a los CUADERNOS MONÁSTICOS, la Asamblea reiteró su aprobación y apoyo a esta obra de la Conferencia, y la primera decisión de los nuevos responsables fue confirmar a la Directora, M. María Cándida Cymbalista, a los equipos de Redacción y de Administración.
 
Ahora nos resta agradecer a la Comisión saliente el trabajo realizado, del cual el TEMLA fue un buen exponente, y desear para los nuevos miembros el mismo espíritu de servicio hacia nuestras Comunidades.
 
Crónica publicada en Cuadernos Monásticos n. 48-49 (1979), p.  163