TRIDUO PASCUAL DE LA PASIÓN Y RESURRECIÓN DEL SEÑOR. MISA VESPERTINA DE LA CENA DEL SEÑOR

«Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre y habiendo amado a los suyos, que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.

En el transcurso de la cena, cuando ya el diablo había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, la idea de entregarlo, Jesús, consciente de que el Padre había puesto en sus manos todas las cosas y sabiendo que había salido de Dios y a Dios volvía, se levantó de la mesa, se quitó el manto y tomando una toalla, se la ciñó; luego echó agua en un recipiente y se puso a lavarles los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que se había ceñido.

Cuando llegó a Simón Pedro, éste le dijo: “Señor, ¿me vas a lavar tú a mí los pies?”. Jesús le replicó: “Lo que estoy haciendo tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde”. Pedro le dijo: “Tú no me lavarás los pies jamás”. Jesús le contestó: “Si no te lavo, no tendrás parte conmigo”. Entonces le dijo Simón Pedro: “En ese caso, Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza”. Jesús le dijo:
“El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. Y ustedes están limpios, aunque no todos”. Como sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: “No todos están limpios”.

Cuando acabó de lavarles los pies, se puso otra vez el manto, volvió a la mesa y les dijo: “¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y Señor, y dicen bien, porque lo soy. Si yo, que soy el Maestro y el Señor, les he lavado los pies, también ustedes deben lavarse los pies los unos a los otros. Les he dado ejemplo, para que lo que yo he hecho con ustedes, también ustedes lo hagan”» (Jn 13,1-15).


“La humildad es el principio de todas las virtudes, porque remueve de los hombres todas las peleas, las divisiones y las discordias; y planta en ellos la paz y caridad...
Por eso habiendo ya tomado el Señor la decisión de sufrir la pasión, y queriendo -como grande y sublime mandamiento- enseñar a sus discípulos la humildad, manifestándoles la grandeza de su amor por ellos, primero les enseñó con el gesto y después les propuso la exhortación” (Teodoro de Mopsuestia).

“El Señor ha mandado el lavatorio de los pies. Después de haberlo hecho Él mismo, nos ha explicado que este acto nos recuerda la humildad que vino a enseñarnos” (san Agustín).