Inicio » Node

INTRODUCCIÓN A LA LECTURA DE LOS TEXTOS DEL MONACATO CRISTIANO PRIMITIVO (siglos IV-VI) [23]

Regla de San Benito

2.2. San Efrén Diácono (+ 373)

La única fecha segura es la de su muerte: 9 de junio del 373, en Edesa; allí había llegado procedente de Nísibe, poco después de la cesión de la ciudad, sin habitantes, a Shapur (o Sapor) II de parte del emperador Joviano (+ 364), en el año 363[1].

INTRODUCCIÓN A LA LECTURA DE LOS TEXTOS DEL MONACATO CRISTIANO PRIMITIVO (siglos IV-VI) [22]

Regla de San Benito

Afraates y san Efrén son egregios representantes de lo que podríamos denominar, tal vez de forma un tanto simplista, el período de preparación al florecimiento del monacato cristiano en Siria.

Aunque posiblemente no vivieron en una comunidad monástica, ni en una forma eremítica, o semi-eremítica de total separación o aislamiento de la sociedad de su tiempo, sí optaron por una vida célibe, de oración y de completa dedicación al servicio eclesial.

DOMINGO DE PENTECOSTÉS

Textos litúrgicos

En esto conocemos que permanecemos en Él y Él en nosotros, en que nos ha dado participar de su Espíritu (1 Jn 4,13). Estupendamente, demos gracias a Dios. Conocemos que habita en nosotros. ¿Y cómo sabemos que conocemos que habita en nosotros? El mismo Juan dijo: Porque nos ha dado participar de su Espíritu. ¿Cómo sabemos que nos ha dado participar de su Espíritu? Pregunta a tu corazón; si está lleno de caridad, tienes el Espíritu de Dios.

INTRODUCCIÓN A LA LECTURA DE LOS TEXTOS DEL MONACATO CRISTIANO PRIMITIVO (siglos IV-VI) [17]

Regla de San Benito

1.4. Evagrio Póntico

Hacia la contemplación (la gnósis)

La articulación entre la praktiké y la gnósis es un punto capital en el sistema evagriano. No se trata de dos dominios yuxtapuestos, entre los cuales la impasibilidad (o apátheia) sería una línea de separación o de demarcación.

INTRODUCCIÓN A LA LECTURA DE LOS TEXTOS DEL MONACATO CRISTIANO PRIMITIVO (siglos IV-VI) [16]

Regla de San Benito

1.4. Evagrio Póntico

Hacia la “apátheia”

Por el mero hecho de haber dejado el mundo y vivir en la soledad del desierto el monje no se libera de las pasiones.

La calma exterior (hesyquía) no procura inmediatamente y por sí misma la calma interior. Esta última es mucho más difícil de conseguir. Entre hesyquía y apátheia se inserta la praktiké.